info@tba.cl 33 222581   -    Colegio Teresa Brown de Ariztía - Institución Teresiana

Pastoral

Sacramentos
Tiempos Litúrgicos
Oración
Formación Cristiana
Espiritualidad TI
Pastoral Social

Los sacramentos son muy importantes para la formación cristiana nos hacen parte además de la Iglesia Católica.

La Primera Comunión es uno de los momentos centrales en la infancia, ya que la niña inicia su experiencia de cercanía y presencia de Dios en su vida.

El colegio prepara durante el año escolar a las niñas para recibir el sacramento de la Eucaristía, bajo las especies de pan y vino consagradas por el sacerdote.

Es fundamental el acompañamiento de la madre, padre o familiar responsable de la niña. Asumen el compromiso de acompañar a su niña en la fe. No se trata de un acto social. Dios contestó: He aquí, voy a hacer un pacto. Delante de todo tu pueblo haré maravillas que no se han hecho en toda la tierra ni en ninguna de las naciones” (Ex.34,10).

Para nuestra comunidad TBA es una bendición, es una gran fiesta de la fe y que se debe trabajar para que los niñas refuercen ese compromiso de cercanía con Dios.

Otros sacramentos:

  • Renovación de las promesas del Bautismo.
  • Preparación y celebración del sacramento de la Reconciliación.

En el colegio celebramos cada tiempo litúrgico que la Iglesia nos presenta para vivir la experiencia de Jesús en medio de nosotros. Se nos invita a reflexionar y a vivir de acuerdo con alguno de los misterios de la vida de Cristo.

Adviento: es un tiempo de preparación espiritual para la celebración del nacimiento de Cristo.

Navidad: comunica la manifestación de Dios, hecho hombre a San José y la Virgen, a los pastores de Belén, a los Reyes Magos y al mundo entero.

Cuaresma: cuarenta días antes de la Pascua destinado a la preparación espiritual de la fiesta de la Pascua.

Pascua: cincuenta días entre el domingo de Pascua de la Resurrección de Jesús hasta el domingo de Pentecostés

Tiempo ordinario: se refiere a algo común y regular, que sucede de manera habitual.

La oración expresa el encuentro con Dios y donde hemos de afinar la atención para descubrir su presencia.

A través de la Biblia vemos claramente que orar es hablar con Dios. Cuando oramos abrimos nuestro corazón a Dios para contarle cómo nos sentimos.

  1. Comenzamos con una actitud de alabanza, adoración y humildad.
  2. Expresamos nuestra confianza en Dios.
  3. Presentamos nuestras peticiones
  4. Reconocemos la importancia del perdón
  5. 5. Pedimos ayuda para superar la tentación y el mal
  6. Alabamos a Dios.

Jesús nos pide que oremos, no solo por nuestra familia, amigos y compañeros creyentes, sino también por nuestros enemigos (Mateo 5:44; Lucas 6:28). Al orar por los demás, estamos imitando a Jesucristo, quien intercede con Dios Padre en nuestro nombre (Romanos 8:34; Juan 17: 9), así como el Espíritu de Dios que intercede por nosotros con gemidos demasiado profundos para ser expresados con palabras (Romanos 8:26).

Todas los lunes en el drive de cada curso, se sube una oración para orar a Dios por la comunidad y por las necesidades de este tiempo que son muchas.

San Pedro Poveda fue responsable de una misión en la Iglesia y decidió ofrecerla para que otras personas pudieran vivirla. Le fue concedido el carisma de la convocatoria. Convocó para vivir el servicio a Dios en el corazón del mundo, en la vida misma y cotidiana, poniendo fe y vocación en las tareas encomendadas a cada cual en la sociedad.

Dentro de la obra de Poveda, la referencia a los primeros cristianos recoge uno de los aspectos fundamentales de su pensamiento: la idea de volver al cristianismo originario, que estaba tan próximo y tan convencido del mensaje de la Encarnación: que Jesús, el Hijo de Dios, asume todo lo humano cuando nace de María en Belén.

El fundador de la Institución Teresiana pone el acento en la vocación arrolladora de los hombres y mujeres de la primitiva Iglesia porque fueron capaces de cambiar la Historia con el testimonio de una fe vivida en lo cotidiano, inmersos en las realidades terrenas de las que formaban parte. Poveda creyó en la fuerza de un cristianismo vivido así, en la entraña del mundo, hecho aliento, levadura, sal. Creyó en la fuerza de la fraternidad, de la tolerancia, de la mansedumbre, de la humildad.

La Institución Teresiana desarrolla una tarea educativa humanizadora de raíz cristiana. La centralidad de la persona de Jesucristo y el compromiso con los valores del Evangelio se traducen en un modo de entender y vivir la educación: formar personas preparadas para tomar en peso su propia vida y otorgarle sentido, capaces de vivir solidariamente y de comprometerse con responsabilidad social.

Los miembros de la Institución Teresiana dedicados a la educación viven esta tarea dando a cada alumna el protagonismo, buscando formar personas que den sentido a sus vidas y se desarrollen como ciudadanas libres, responsables, capaces de convivir el paz y abiertos a la trascendencia. La mediación educativa ofrece hoy además nuevas dimensiones y abre espacios de diálogo y conocimiento entre culturas que faciliten el camino al entendimiento y la cooperación solidaria frente a las exclusiones y desigualdades.

Teniendo como camino de acompañamiento la vida de San Pedro Poveda, Victoria Díez, Josefa Segovia, Elisa Giambelluca y la inspiración de Santa Teresa de Jesús.

El colegio ofrece un proyecto social en clave cristiana. Este Proyecto da sentido y coherencia a nuestra oferta formativa, educativa y está inspirado en la pedagogía de San Pedro Poveda.

Partimos de estos significados compartidos:

– El valor prioritario de la persona y de la comunidad como centro.
-La referencia a Jesucristo como guía de nuestra propuesta.
-La proyección social de nuestra tarea educativa.
-Una mirada crítica a la realidad social actual.
-“No hay que ser rico para dar, basta con ser bueno” (San Pedro Poveda).

Todo el colegio participa de los proyectos sociales.

Jesús dice: ‘tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis;  y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y acudisteis a mí’ (Mt 25, 35-36).